Día 359 – Los malos recuerdos –

No hay mal que dure cien años dice el dicho y es así como un día eso que nos atormentó, que nos tuvo tan mal, contra lo que puteamos tanto y que pensamos que nunca desaparecería se fue, no estuvo más y con su ausencia llegó el recuerdo.

Inofensivos y borrosos los malos recuerdos tienen el don de suavizarlo todo, de hacerlo más ameno aún a aquellos sucesos que, como su nombre lo indica, fueron poco felices y entre tanta suavidad hasta pueden llegar a desprender una risa que automáticamente nos hace pensar que todo pasa y que de todo se aprende.

Con el Ramo, mi compañero de aventuras laborales y otras y no tan laborales a veces lo recordamos a el, a quien nos la hizo parir, quien hizo que nuestras expectativas de vida disminuyeran alrededor de un 15% durante un año. Ya nada de todo eso importa, es un recuerdo, malo si, pero lejano el cual algunas veces rememoramos como quien se toca un moretón aún sabiendo que le va a doler y al hacerlo sentimos la misma tranquilidad que se siente al despertarse exaltado y darse cuenta que sólo se trató de un mal sueño. Y está ahí, intacto en nuestras cabezas y surge cuando necesitamos rememorar que aunque el presente no sea el ideal siempre se puede estar peor.

Hoy nos reímos y nos mofamos de nuestro ex jefe porque sólo quedó reducido a un mal recuerdo y fue eso lo que esta tarde me hizo un poco feliz.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Día 358 – La cámara –

De repente todos terminamos frente a la cámaras. Si no es en un reality es en el Skype o en una videoconferencia o en la cámara de seguridad de un peaje o del supermercado o en alguna filmación casera mostrándonos en el peor estado etílico o en las otras, en las que si te descuidas terminan dando vueltas en cualquier página porno. Lo que antes era sólo para las celebridades que se disponían a mostrar su gracia a millones de espectadores hoy se convirtió en una actividad común y corriente de gente aún más común y más corriente.

La cámara es lo más cercano a estar ahí, en ese lugar o con esas personas con las que a veces nos gustaría estar. Me pasó con ET, me pasó con Woody Allen, me pasó con mi hermana y me pasó con algunas otras personas más. Las distancias se acortan y los kilómetros se vuelven escasos centímetros. Y no me vengan con que no es lo mismo que estar frente a frente porque ya lo sé. De todos modos una sonrisa, una mirada o un gesto que viaja por un cablecito y luego aparece vaya uno a saber como en una pantalla ya sea de cine, de tele, de la computadora o del portero eléctrico es algo que puede, como me pasó hoy, hacerte un poco feliz.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Día 357 – La suplencia –

Llegó Enero, llegaron las vacaciones y muchos se fueron de viaje. Es por esto que si están atentos y observan bien notarán que en el día de hoy aparecieron al pasar nuevas caras. Es que llegaron ellos, los suplentes.

El portero suplente, el suplente del de seguridad, el suplente del paseador del perro, el verdulero suplente que suele ser algún primo del titular. Está también la mucama suplente que también suele ser pariente de la otra, el suplente de el del kiosco  y asi podría seguir. En estos 15 días nuestro paisaje diario cambiará, los actores de reparto de nuestras vidas serán otros y con ellos podrá llegar también un giro inesperado de la historia.

Son como un comodín que llegan para ponernos a prueba. Somos extremadamente antipáticos o la razón por la que no le seguimos la conversación al portero oficial es porque el nos cae mal? Tenemos algo contra el gremio de los kiosqueros o es simplemente que nos rompe las bolas el modo en el que ese, el que está todo el año, nos pide las monedas?

Verán también que uno se relaja ante el suplente. Nadie va a decirle a la empleada doméstica que estará con nosotros por escasos días que los libros así no se ordenan o que si los muñequitos están ordenadas de mayor a menor así deberían quedar, porque para qué? Cuál sería el motivo, si su tiempo en escena caducará en tan sólo un par de diálogos?

Notarán cierto interés en conocer un poco más sobre el nuevo y despreocupados le darán charla y no es que el año nuevo los haya hecho seres más humanos ni interesados por el prójimo sino que la temporalidad del suplente hace que este sea un ser inofensivo, a lo sumo si llega a ver en uno un gran conversador en nosotros en 15 días habrá desaparecido de nuestras vidas con la esperanza de reencontrarse alguna vez con aquel señor tan atento del que el oficial le habló tan mal. Y así transcurrirán estos primeros días del año, conociendo gente nueva o tomándonos vacaciones de algunos seres que se reparten líneas diariamente en nuestra obra.

Esta noche luego de confirmar que se trataba de una suplencia me dispuse a mantener una charla con el nuevo seguridad del edificio. Hablamos un poco de las noticias del día, del calor, de los boqueteros del banco y el se refirió a los pases en los equipos de fútbol pero yo rápidamente desvié el tema de la conversación. Se que me tendrá de punto y que me voy arrepentir de haberle hecho creer que me alegra que esté ahí para charlar todas las noches pero también se que podré activar mi modo simpático y sociable con la seguridad de que será sólo por dos semanas y que luego volverá todo a la normalidad, al ¨buenas noches¨ y ¨gracias¨ al que tengo acostumbrado al otro y es eso lo que hoy me hizo un poco feliz.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Día 356 – Perro + pileta –

Fue eso lo que hoy me hizo un poco feliz.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Día 355 – Los 10 –

Me faltan conocer al menos 10 países más.

Debería cojer 10 veces más de lo que cojo.

Le debo $10 a Estelita, la modista, desde hace más de un mes.

Me gustaría poder correr 10 kilómetros más de los que corro y llegar a los 20k.

Quisiera también poder comerme 10 empanadas y  dejar de sentirme culpable.

10 días en un crucero tampoco estarían mal.

Fueron 10 las figuritas que me faltaron para llenar el album de Roger Rabbit.

$10 mil es lo que sale aproximadamente la moto que quiero.

Como ven hay varios 10 pendientes en mi vida. Haber alcanzado uno nuevo y que se trate de los últimos 10 posts del blog fue lo que ayer me hizo un poco feliz.

 

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Día 354 – La celebración –

La cena no fue la que hubiese querido. Es decir, la cena en si si, los que hicieron que la noche fuese un tanto amarga fueron algunas de las personas que la compartieron junto a mi y me enojé. Si, me enojé pero no con ellos sino conmigo por no poder saber decir que no, por faltarme el respeto, por esa costumbre de ignorar lo que pienso y hasta lo que siento. Me enojé incluso por sentirme un cobarde.

Y entre tanto enojo y entre tanta angustia surgió una idea, así, de repente, como suelen surgir las buenas ideas y entonces decidí celebrar. Celebré que estaba enojado, que por fin me había enojado, celebré haber decidido que esa era la última vez que hacía algo de lo que no estaba convencido o que dejaba que alguien decidiera algo por mi aún cuando intentara disimular la obligación con invitación.

Llegaron las 12, todos levantaron sus copas y yo también lo hice aunque mi brindis no fue por la llegada de un nuevo año sino por el fin de una época que quizás duró mucho más de lo que hubiese debido pero que esa misma noche decidí que había llegado a su fin y fue eso lo que me hizo un poco feliz.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Día 353 – El tráfico –

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized