Día 314 – La cábala –

En lo que a los viajes se refiere debo reconocer que en mi familia se suelen respetar ciertos rituales que rozan lo ridículo. No es que haya antecedentes de malos viajes o accidentes o cuestiones que impliquen tener cierto temor cuando alguno de nosotros se está por subir a un avión. Tampoco somos unos pajueranos e incluso cada integrante de mi familia suele viajar en avión un promedio de dos o tres veces por año. Aún así respetamos religiosamente ciertas cosas no sé si es más bien por una cuestión romántica/emotiva o por una cuestión relacionada a la cábala y las artes oscuras.

El llavero con las llaves de la valija va atado a una cinta de la que cuelga una cruz que compre yo  cuando tenía 10 años en una excursión que hice con el colegio a Luján, aún cuando nuestros niveles de religiosidad son los más bajos de la escala que mide esa materia. Siempre tratamos del que el que se va nunca vaya sólo al aeropuerto y una vez hecho el check in hay un café casi obligado en el bar que está en el piso de arriba de Ezeiza.

Cábala, ritual, pelotudez, como quieran llamarlo pero es innegable la tranquilidad que siento cuando al viajar alguien de mi familia o yo me cercioro de que se han cumplido con todas esos requisitos, tranquilidad que además ayer me hizo un poco feliz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s