Día 283 – El 1/4 –

Con la llegada del calor llega el helado. No lo digo porque en invierno me prive de mis dosis de helado sino porque con las altas temperaturas, el sol o las noches templadas el helado deja de ser solamente algo rico para convertirse casi en una experiencia, en un ritual que empieza con un antojo, sigue con un algún remordimiento sobre las calorías y esas boludeces, continua con una propuesta a quien este con uno y luego las dos opciones: ir o pedir. Una vez que esa opción está elegida llegan las discusiones con uno mismo sobre loa gustos excepto para los metódicos como yo que siempre reducimos el listado a dos sabores. La espera por la llegada del pedido o la fila dependiendo de si fuimos o llamamos y por último el disfrute, el sabor, el airecito que sopla en la vereda o abajo del ventilador, la sensación de frescura, relamer la cochura, raspar el pote.

El helado en la temporada primavera / verano es el equivalente a meterse al mar durante los últimos minutos del atardecer o el chocolate caliente con churros en invierno o pisar las hojas secas durante el otoño.

Como siempre pedí mi 1/4 de dulce de leche granizado y menta granizada y fue eso lo que hoy me hizo un poco feliz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s