Día 279 / 280 / 281 – Sin conexión –

Si no es la computadora del trabajo es la computadora personal, si no es ninguna de las dos es el teléfono, si no hay señal siempre hay algun vecino amigo con su red WI FI liberada para compartir con el resto. Parece que hoy es imposible no estar conectado a algo sin siquiera saber bien a que, y yo que casi casi fui uno de los llamados nativos digitales me convertí en una especie de víctima voluntaria de todo esto. Es así como la sola ausencia de mi celular en el bolsillo o del servicio de internet en mi casa o el rechazo de alguna contraseña en mis cuentas de mails o redes sociales me hace liberar puteadas que sonrrojarían hasta el Dr. Tangalanga. Es que la conexión tiende a veces a convertirse en algo adictivo y estoy hablando de la conexión digital o mecánica, claro, porque de la otra de la que más conecta, de la que tiene que ver con los sentimientos al menos yo a veces me olvido.

Durante los últimos tres días deje de conectarme por completo para conectarme un poco más y fue eso lo que en estos días me hizo un poco feliz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s