Día 246 – Los silencios –

Como en las cavernas donde todo es eco

escucho tan sólo el sonido del tiempo.

La noche, los silencios, lo inaudible que se vuelve grito.

El momento en el que todo es calma, el momento en el que con frecuencia respiro.

El reloj empieza a roncar

y mientras tanto yo sigo acá, sentado, tipeando

intentando despertar, pensando en tan sólo una cosa.

El tiempo es fuego y a convertirme en agua es a lo único que juego.

Excesos de sueños cubren mi vida

y mis intentos por calmarlos se parecen a un grito vacío de voz.

Aún nada está resulto

porque se bien que todavía

no esfuerzo mi último intento.

Ok, si, puede ser que cuando me despierte y lea este post me de vergüenza y me pregunte a mi mismo en que estaba pensando y hasta mi voz interior me obligue a borrarlo. Pero es eso justamente lo que me gusta de estar despierto hasta tarde en la noche, los silencios propios y los ajenos, esos silencios que hoy me hicieron un poco feliz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s