Día 36 – El miedo –

Ni los taxistas que te hablan como si fuese tu obligación escucharlos, ni los mozos que te traen el hielo cuando ya te terminaste la gaseosa, ni los telemarketers que te llaman a las 8 AM. El peor enemigo que alguien puede tener, ese que te debilita, que te hace perder el rumbo, que te hace pensar en lo difícil que es a veces vivir, que tiene múltiples disfraces y que  nunca te mira de frente es el miedo.

Llega sin pedir permiso y te detiene, te hacer perder el tiempo como una viejita que se te pone adelante en la fila del cajero. También puede aparecer via contagio o peor aún puede que el miedo sea heredado ya que son los padres muchas veces los principales portadores.

Miedo a fracasar, miedo a perder, miedo a ganar, miedo a intentar, miedo a ser feliz, miedo a nunca llegar a serlo, miedo a lo que dirán, miedo a lo que callarán, sin importar su morfología lo mejor que se puede hacer con el es putearlo y darle una buena tunda, cross de derecha, ganchos y patadas voladoras son válidas, claro que lejos de ser para improvisados esta contienda requiere de un fuerte entrenamiento para poder salir victorioso.

Una amiga estuvo durante años aprendiendo a manejar, fue a más clases que a las que iria alguien que esta haciendo un master, no porque no pudiera o sufriera algún tipo de invalidez mental, lejos esta de eso. Por otro lado un amigo tenía que hacer un llamado que no se animaba a hacer.

Ella me pasó ayer a buscar con el auto por el trabajo, el no solo llamo una sino dos veces y el miedo quedó vencido, derrotado junto a un rincón. Había recibido una buena paliza, pero aún asi, en medio de llantos e insultos, prometía volver.

Fue esa victoria de mis amigos o esa derrota del miedo, como prefieran verlo, la que hoy ( ayer) me hizo un poco feliz.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

5 Respuestas a “Día 36 – El miedo –

  1. ari

    Creo que para contrarestar el miedo no hay que ser valiente, esa es una palabra muy grande. Con ser perseverante alcanza.

  2. Me quedó en la cabeza la última frase. Me parece muy noble alegrarse por algo de los demás, ya sea vencer el miedo, un logro profesional o cualquier otra cosa.

    Muy buen blog, te felicito :).

    Atte,
    Lula.

  3. Vlosky

    Posponer llamados por miedo es un clásico… pero qué feliz que uno se siente una vez que se los saca de encima…!!

    Muy bueno!!!

  4. Amén,
    El miedo es lo que más temo (no sé si tiene sentido la frase). Me invalida, no me deja pensar, no me deja seguir, me deja atorada en el medio como una tarada, me hace hacer tonterías.
    Casi un año y medio después, estoy leyendo tu blog, y me hace también un poco feliz.

    Saludos 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s